Resumen del Congreso Internacional sobre Trata y Prostitución, celebrado en Madrid (URJC)

Este congreso ha marcado un inicio agrio –y necesario- del mes de abril para las personas asistentes al mismo, al recordar lo más crudo de un tema que aparece de puntillas en los programas políticos, dada la polémica que suscita. La mayoría de quienes fuimos ya tendríamos una concienciación previa sobre el tema, y aquellos o aquellas que no, me atrevo a figurar que ya no lo tienen como algo secundario o algo que “si siempre estuvo ahí y es difícil de afrontar, mejor no tocarlo”. La proyección, el último día, del documental de Mabel Lozano “Chicas nuevas 24 horas” fue impactante. La historia es la de siempre, pero el ver y escuchar a lxs verdaderxs actores y actrices de lo que podría parecer la trama de una película -pero es realidad- hace que impresione más.IMG-20160401-WA001211

Durante el Congreso se incidió en la aclaración de la terminología asociada al tema, por ejemplo, diferenciando José Antonio Moreno (CESE) entre trata de personas (cuando se enfoca desde la vulneración de los intereses de las personas) y tráfico de personas (cuando son los intereses del Estado los vulnerados). Ana Palencia (APRAMP) reiteró durante su intervención que “el lenguaje no es inocente” y debe cuidarse, apostándose así por la expresión “mujeres prostituidas” en lugar de “prostitutas”, al no haber una elección voluntaria de la prostitución cuando a estas mujeres se les daban alternativas.
En varias de las ponencias se denunció al neoliberalismo y a la ideología mercantilista actual en la cual parece que todo vale para ser vendido inclusive el cuerpo de las mujeres al resultar rentable dada la gran demanda. El mercado y la demanda son los que perpetúan la existencia de la prostitución y Charo Carracedo (Plataforma para la abolición de la prostitución) aseguró que la trata “es la forma en que se abastece el mercado de la prostitución”, que es el segundo negocio más lucrativo del mundo, precedido sólo por el tráfico de armas y situándose por encima del narcotráfico. Ana de Miguel (Observatorio de Igualdad de Género, URJC) nos recordó la importancia de las definiciones, puesto que “nos permiten traer una realidad”, y la definición que tradicionalmente se le da a la prostitución hace que parezca ser un intercambio voluntario de servicios –sexuales- por dinero. Carmen Miguel (Women´s Link) dio cuenta del engaño que viven las mujeres y la coacción que hay detrás de la prostitución, ya que el captador puede ser un familiar o un líder religioso, y, si las mujeres quieren posteriormente abandonar la prostitución, este deseo no suele ser aceptado por las familias.

20160331_115900
Rita Alarcón (Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres), mostró una visión positiva de la situación al incidir en que más de 10 países habían adoptado ya el modelo de intervención abolicionista, obteniendo buenos resultados, y que, de extenderse este modelo, considera que la prostitución se terminaría, “al igual que sucedió con la esclavitud”. Manuel Espinel (Médicos del Mundo), tras el debate posterior a su mesa de ponencias, manifestó que la organización a la que representaba también se situaba -de manera oficial- en la línea abolicionista.
José Nieto (Centro de Inteligencia y Análisis de Riesgos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras) remarcó que “falta la concienciación social”, y expuso con honestidad como miembros de la misma policía -al igual que otras muchas personas- no conciben el asunto como un problema, ya que sólo piensan en la mujer que se prostituye y el dinero que recibe y no realizan un análisis más profundo para poder advertir que ese dinero, finalmente, se quedará en otras manos. Esta aseveración no hace más que matizar la urgencia de promover la educación en igualdad en las escuelas como forma de prevención al poder funcionar de “disuasión de la demanda en palabras de Ana Buñuel (Directora General de Igualdad del Ayuntamiento de Madrid). Aunque, dicha igualdad de género no habría de hacer excepciones con las mujeres que se prostituyen, como denunció Gabriela Atencio (feminicidio.net) que ocurría. Respecto a las prostitutas, parecen ser consideradas pertenecientes a una categoría menor que el resto de las personas, y quedan deshumanizadas en los medios de comunicación cuando son asesinadas (“han encontrado un cuerpo”), o no se difunden las noticias de dichos asesinatos entonces no trasciende que en estos tres meses han sido ya asesinadas tres prostitutas.

IMG-20160401-WA0022333
Como cierre a esta entrada, rescato algunas de las preguntas que surgieron durante las jornadas: ¿por qué llamamos clientes a los que “consumen” prostitución? ¿no sería una forma de otorgarles poder, ya que es el cliente el que maneja actualmente el mercado? ¿no se está así remarcando el papel que se le da a la mujer de bien material en la prostitución?… ¿la prostitución es, acaso, compatible con la igualdad de género? … ¿la llamada liberación sexual no terminaría siendo una obligación patriarcal?…
A su vez, no quiero que estas últimas líneas sean pesimistas, por lo que terminaré haciendo referencia a la ponencia de Grégoire Théry (Mouvement du Nid), quien expuso que en Francia, el día 6 de este mes, entrará en vigor una nueva ley que, por primera vez, penalizará a los clientes de prostitución al considerar que ejercen violencia de género. Un gran avance, aunque no sea en nuestro país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s