¿Qué es la ACULTURACIÓN?

En las disciplinas de antropología y sociología surgió el término “aculturación” que, más tarde, sería adoptado por la psicología transcultural, al introducir el concepto “aculturación psicológica” y tratar el tema desde un enfoque más individual del fenómeno. Aculturación psicológica se definió entonces como un fenómeno no sólo cultural que afectaría a los grupos, sino que sería, asimismo, un proceso en el que se darían unas transformaciones internas y de conducta en el individuo, unido a cambios en los modos de vida y en la identidad, al tener contacto con una nueva cultura (Graves, 1967 citado en Navas, García, Rojas, Pumares y Cuadrado, 2006). El término fue evolucionando y pasó a entenderse como un proceso de modificación de las actitudes y valores previos, de adquisición de nuevas normas y habilidades sociales y de cambios referidos a la afiliación con el grupo y la adaptación a otro ambiente (Berry, 1980, 1990, 1997, 2002, citado en Fajardo, Patiño y Patiño, 2008).

Al tratar el tema de la inmigración se debe incluir el estudio de los prejuicios puesto que éstos influirán en la aceptación e integración de las personas que van a vivir a otro lugar. Los prejuicios de los autóctonos hacia la población inmigrante están, en parte, mediados por la actitud de aculturación general que escojan. Según las actitudes hacia el proceso de aculturación que tengan los inmigrantes, el grado de prejuicio (tanto manifiesto como sutil) variará. Así, Navas et al. (2006) encuentran, tras su estudio realizado en Almería con autóctonos e inmigrantes africanos (magrebíes y subsaharianos), que a más alto grado de prejuicio más interés por excluir y segregar a los inmigrantes. Frente a esto, encontraron que a más bajo grado de prejuicio la preferencia era hacia aculturacionla integración, incluso a la asimilación. El prejuicio, por otra parte, no será por igual hacia todos los colectivos de inmigrantes, sino que, por su origen, hay grupos que se verán más discriminados que otros, aunque sí que, indistintamente, todos los inmigrantes tendrán menos poder y menos estatus que el grupo dominante (Ward, Bochner y Furnham, 2001, citado en Zlobina y Páez, 2008). En el estudio de Zlobina y Páez (2008) se incluyeron seis grupos de inmigrantes: colombianos, africanos subsaharianos (sobre todo de Senegal y Camerún), ecuatorianos, brasileños, europeos del Este (concretamente, ucranianos y rusos) y  marroquíes. Los inmigrantes colombianos y subsaharianos fueron los que más denotaron percibir actitudes o conductas hostiles de los autóctonos, mientras que los europeos del Este mostraban mejores resultados en las relaciones intergrupales.

En relación a la salud, la aculturación es un fenómeno que incide en el estado del individuo puesto que le genera estrés y puede derivar en ciertos problemas. La creación de redes personales se vincula a la adaptación psicológica, y la construcción temprana de estas constituye un importante factor de protección al atenuar o prevenir la depresión, mejorar el estado de ánimo, la percepción de la salud física, el bienestar general con la integración en redes de amistad, familia, etc., y la satisfacción con la vida (Ferrer, Palacio, Hoyos y Madariaga, 2014).

En la relación entre estrés y aculturación podríamos considerar cinco factores fundamentales: naturaleza de la sociedad receptora (la ideología y políticas gubernamentales referidas a la inmigración, incluyéndose la actitud general que tiene la gente del país hacia el colectivo de inmigrantes), el tipo de grupo que se acultura (inmigrantes, nativos, grupos étnicos o visitantes temporales), el tipo de aculturación (marginalización, segregación/separación y asimilación), características socio-demográficas del individuo (la formación y las experiencias de contacto, por ejemplo conocer el lenguaje del lugar adonde va) y características psicológicas del individuo (Berry, 1987, citado en Fajardo et al., 2008).

En relación a esto, os dejo una entrada sobre la percepción de la inmigración en España actualmente-> Ver

Si queréis, podéis ver el INFORME COMPLETO: “¿Ha podido más la crisis o la convivencia?”

Referencias bibliográficas:

Fajardo, M., Patiño, M. y Patiño, C. (2008) Estudios actuales sobre aculturación y salud mental en inmigrantes: revisión y perspectivas. Revista iberoamericana de psicología: ciencia y tecnología, 1, 39-58.

Ferrer, R., Palacio, J., Hoyos, O. y Madariaga, C. (2014) Proceso de aculturación y adaptación del inmigrante: características individuales y redes sociales. Psicología desde el Caribe, 31 (3), 557-576.

Navas, M., García, M., Rojas, A., Pumares, P. y Cuadrado, I. (2006) Actitudes de aculturación y prejuicio: la perspectiva de autóctonos e inmigrantes. Psicothema, 18 (2), 187-193.

Zlobina, A. y Páez, D. (2008) Aculturación y comunicación intercultural: el caso de inmigración en España. En Cabecinhas y Cunha (Eds.) Comunicaçao intercultural. Perspectivas, dilemas e desafios. Porto: Campo das Letras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s