¿un líder nace, o se hace?

líderTiene madera de líderes una frase que refleja una creencia muy extendida, la de que, para ser líder, se deben reunir una serie de características o atributos: ser fuerte, inteligente, buen comunicador, creativo, etc. Se cuentan estos rasgos como necesarios para llegar a alcanzar el rol de líder en un grupo, obviándose el detalle de que no todos los que reúnen dichas características acaban siendo líderes. Los rasgos pueden facilitar pero no deben ser vistos como determinantes, ya que también contará lo que haga el líder, su eficacia conductual, y la situación en la que se halle inmerso. Las conductas se deben adecuar a las situaciones, y si la persona tiene unos rasgos determinados y desempeña ciertas conductas, pero no sabe amoldarse a las exigencias que la situación le plantea, no podrá llegar a ser líder.
Para entender la figura del líder, debemos remontarnos al grupo, ya que no puede haber líder si no hay unos seguidores. El líder debe ser entendido en el contexto, y en el grupo del que forma parte.

Hay dos motivaciones fundamentales para que surja un grupo:

    • Por un lado, el grupo cumple una FUNCIÓN EMOCIONAL. Las personas quieren ver satisfechas sus necesidades de afecto, necesitan sentir que forman parte de algo y mantener la autoestima siendo reconocidas por los demás. Esta función es de tal importancia que se considera imprescindible para el equilibrio psicológico de la persona, y es muy importante en el desarrollo de la persona, en su crecimiento. La función emocional se relaciona con la necesidad de identidad.
    • Por otro lado, con el grupo se pretende alcanzar uno o varios objetivos, por lo cual, el grupo cumple también una FUNCIÓN DE TAREA.

Dado que hay una doble dimensionalidad, el líder debe tenerla en cuenta.

En el liderazgo, un detalle importante es que el líder intenta que se logre un objetivo común.

Las personas deseamos que las cosas que hay a nuestro alrededor sean predecibles, ya que queremos sentir que las controlamos. Cuando se percibe una ausencia de control, el estrés aumenta y aparece la depresión. Hay personas que toleran mejor la sensación de pérdida de control que otras pero, de todos modos, todos necesitamos pensar que lo que hacemos, las conductas que llevemos a cabo, tienen cierta relación con los acontecimientos. Es decir, las personas deben hallar una relación entre sus actos y unos consecuentes.

Para hacer frente a la ambigüedad y la incertidumbre, las personas nos rodeamos de otras personas, entramos en procesos de interacción. La necesidad de los otros es mayor cuanta más incertidumbre hay, por eso decimos que LA AMBIGÜEDAD ES FUENTE DE LA VIDA SOCIAL.

EL LÍDER aparece como figura importante dentro de estos procesos, porque su actitud, sus conductas, constituyen un REFERENTE para los que serán sus seguidores, y es que el líder lo es en buena medida en tanto que resuelve parte de esa necesidad humana de claridad cognitiva. El líder es del grupo el que mejor adapta su conducta a la situación. Un líder tiene en cuenta las necesidades del grupo, y de cada uno de sus miembros como individuos.

Un líder no nace, tampoco se hace, un líder es “elegido” por el grupo en función de las conductas que practique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s