EL DESEO

deseosDesear puede parecer peligroso. Querer algo ya implica que, para poder satisfacer dicho deseo, debemos ponernos en marcha, hay que ACTUAR.

Al reconocer un deseo estamos reconociendo a quién está detrás del deseo, que no es ni más ni menos que nosotros mismos. Al aceptar que deseamos algo estamos reconociéndonos a nosotros mismos y estamos admitiendo que nos falta algo, que tenemos una necesidad, y podemos preferir autoengañarnos y reprimirnos el deseo.


Cuando no podemos hacer algo que nos gusta ¿qué sentimos? Podemos sentir rabia, por ejemplo, o angustia. Esta angustia crece si añadimos que nosotros somos quienes nos imposibilitamos hacer ese algo. En este caso, habrá una gran lucha interna. Por un lado estaremos negando el deseo, tratando de taparlo o no admitiendo que está ahí. Por otro, al luchar contra la angustia derivada de la no realización de ese deseo, estamos generando más y más angustia.

En consulta he visto personas a las que les sucedía esto. Una mujer se sentía culpable de tener deseos, no se hacía cargo de ellos y en el momento que deseaba algo se desautorizaba, se ponía excusas como si ella no tuviera capacidad de acción. Adoptaba una postura pasiva, echaba “balones fuera” como que nada podía hacer al respecto. Se descalificaba a sí misma, y desde esa baja confianza que tenía en sí misma actuaba de una manera contraria a sus deseos, obteniendo como resultado un sentimiento de rabia y frustración. “No me comprendo”, proclamaba. La prohibición nacía de ella, nada externo había. El motivo de consulta era “cambiar mi manera de ser”, y es que ella consideraba que su vida estaba vacía, al no ser consecuente con sus deseos y anhelos se alejaba de todas aquellas cosas que quería.

Otra persona que pasó por consulta afirmaba lo siguiente: “es como si me castigara a mí misma, no me permito vivir”. Este caso era algo distinto al anterior, no reconocía sentir, ni tampoco tener deseos, ganas de hacer cosas. Al mismo tiempo, decía notar que sentía, pero no poder expresarlo…  ¿contradictorio, no? Con la anterior tenía algo en común: los mensajes negativos que ella misma se daba, de no poder…  Era una persona con un altquereralgoo nivel de autoexigencia y afirmaba “antes de que pase, yo ya sé lo que va a pasar”, refiriéndose a la posibilidad de verse envuelta en acontecimientos desagradables. Para ella, que algo malo ocurriese no era una posibilidad, sino una certeza, y se anticipaba al sufrimiento. Es interesante cómo, tras relatar ella más aspectos sobre su vida, se apreciaba que se repetía un mismo patrón: cuando algo “funcionaba”, ella se apartaba, rechazaba aquello que iba bien. Había comenzado a dejar de relacionarse con la gente, y de sus palabras se extraía la idea de que quería justo lo contrario, acercarse a ellos. Cuando estaba con otras personas se mostraba a
la defensiva (atacando) o huyendo, lo cual es una forma de anularse. 

El negar los deseos es otra anulación, es un intento de evitar la angustia del preguntarse, un intento que se salda con más angustia, como ya
hemos visto.

deseossAparte de lo anterior, en ocasiones los deseos son confusos. En una de sus obras Shakespeare escribió “todas las cosas que existen, se persiguen con más ánimo que se disfrutan”.  Esta frase me recuerda al caso que viene a continuación: una mujer que describía cómo, cuando estaba su marido, sentía que le molestaba, que no le quería y no le aguantaba… ¿y qué ocurría cuando el marido no estaba? Le echaba de menos. Ella misma mataba su propio deseo, no podía sostenerlo ya que no daba valor a lo que quería: al sólo dar valor a lo que le falta, lo que no tiene. Cuando el marido desaparecía, ella pasaba a darle valor: sólo podía dar valor a aquello que consideraba perdido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s