Niños salvajes

Sin título

Ver: Documental Genie y película “L’Enfant sauvage” (François Truffaut)

Una diferencia esencial entre los dos casos es el tipo de aislamiento, mientras que Víctor, el salvaje de Aveyron, ha estado aislado de la sociedad pero en compañía de animales (ya que vivía en un bosque), Genie ha tenido un aislamiento mucho más severo, viviendo encerrada, sin poder ver aquello que pasaba en el exterior. Víctor ha contado con modelos para su desarrollo, los animales con los que convivía le valían para aprender ciertos aspectos necesarios para la supervivencia, como el poder conseguir alimento. En el mundo animal, algunas especies forman grupos o manadas, con jerarquías que determinan la importancia de cada miembro del grupo y desarrollan un conjunto de gestos propios y gruñidos para apoyar ese orden jerárquico. Víctor, al ser encontrado, gruñe y muerde, al igual que los animales cuando sienten miedo. No articula los sonidos formando un lenguaje, sino que se limita a emitir distintos tipos de sonidos para lograr establecer una comunicación. Se puede suponer que había aprendido estas conductas por imitación de los animales.

Genie, frente a la abundancia de estímulos con la que ha tenido que hacer frente Víctor, ha sufrido, en cambio, una deprivación sensorial, ya que su mundo era sólo su habitación, por lo cual, los únicos estímulos que recibía eran los constituidos por los objetos que en dicho cuarto se encontrasen, como el orinal que recuerda cuando la trata la lingüista Susan Curtis. Su desarrollo perceptivo está muy atrasado, por ello, al quedar en manos del equipo científico, se muestra tan interesada por tocar, oler y acercar a la boca los objetos de su entorno, ya que los está descubriendo por primera vez. El desarrollo perceptivo de Víctor podría considerarse mayor, aunque no es un desarrollo convencional, ha estado encaminado a la adaptación a la vida del bosque. Focalizando la atención en ciertos estímulos, sobre todo, los auditivos, ha hecho que su sentido del oído esté “perfeccionado”. Así, puede apreciar sonidos que a otras personas les pasarían inadvertidos y con otros apenas muestra interés.

Algo llamativo en los dos casos que nos ocupan es el de la temperatura. La percepción de ésta es muy diferente en estos dos niños salvajes si la comparamos con la que tendría la mayoría de la gente. Este hecho podría significar que la apreciación de la temperatura sería más subjetiva de lo que en un primer momento se pudiera pensar, dependiendo de la historia personal.

Del hombre se dice que es un animal social y que necesita de la compañía de sus semejantes, pero estos niños no han sido en sus primeros años expuestos a la sociedad, no han tenido interacciones con otras personas, por eso no debe resultar extraño que no sepan relacionarse. En el documental nos muestran a uno de los especialistas que trataron a Genie, contando cómo, cuando la tendió la mano, ella simplemente, en lugar de estrecharla, se dedicó a rozarla ligeramente. No resulta difícil imaginar la incapacidad de estos niños en cuestiones sociales fundamentales como son el empatizar con otros seres humanos. Van a tener una escasa competencia emocional, es decir, un bajo conocimiento de las propias emociones y de las de los demás. La gestión de las propias emociones en las interacciones sociales es una destreza que se aprende por la interacción con un contexto específico. En el vídeo aparece como Marilyn, que trataba a Genie a nivel de canalización de emociones, se esfuerza en hacer que muestre su grado de enfado con el dedo de la mano, y si este enfado será duradero o es transitorio.

En cuanto a las destrezas motoras, tanto en Víctor como en Genie se observa que pueden caminar erguidos pero con cierta torpeza. Los movimientos de Víctor son producto de su imitación de los animales, y los de Genie deben ser a consecuencia de la necesidad de moverse dentro de su confinamiento.

En los planos lingüístico y cognitivo, al ser encontrada Genie, pronunciaba algunos sonidos infantiles, y Víctor gruñidos animales. La ayuda del equipo científico, en el primer caso, y del Dr. Itard, en el segundo, provocó algunas mejorías. Víctor seguía sin articular palabras pero, aparentemente, empezaba a relacionar palabras que le decían con cosas. Por su parte, en Genie la mejoría resultó ser mayor, porque articulaba palabras sencillas, aunque fallando un poco al pronunciarlas. También era capaz de relacionar algunos objetos con palabras, o diferenciar palabras correspondientes a formas (cuadrado, rectángulo…) y emociones (alegría, excitación, tristeza, enfado…) Pero, a la hora de la construcción de frases, Genie no sabía colocar las palabras en el orden correcto.

A pesar de la opinión generalizada de que Genie, como Víctor, tenía retraso mental, en base a la escasez manifiesta de ciertas habilidades y los registros de ondas cerebrales realizados, otros estudios evidencian un avance gradual en las capacidades cognitivas de Genie, sumando un año a su edad mental, algo que no ocurriría en alguien declarado mentalmente deficiente. Estos datos afirmarían que no sería una deficiencia de nacimiento, sino que el problema radicaría en los años de confinamiento, que han hecho que no pudiese desarrollar su potencial cognitivo y se quedase estancada en las primeras fases de aprendizaje, siendo muy difícil ahora retomar el proceso de adquisición de las habilidades que la faltan. Las dos teorías que se sitúan como principales en este tema son las propuestas por Chomsky y Lenneberg. La teoría del lenguaje de Chomsky plantea la idea de la presencia de unos genes desde el nacimiento, por lo cual, existirían por naturaleza. Lenneberg continúa la teoría de Chomsky, pero puntualizando en lo del dilema innato-adquirido. Según él, los genes vendrían por naturaleza, pero su activación vendría determinada por la estimulación temprana, es decir, la presencia de algo, una enseñanza, que incitase a los genes antes de llegar la adolescencia, que sería el límite a partir del cual ya no se podría influir en ellos.

Ahora, unas preguntas que podríamos hacernos son:

¿Tiene Genie una infancia humana?

                                                                                                                           ¿Cómo se define lo humano?

Si nos preguntasen qué cosas caracterizan a la infancia humana, frecuentemente se escucharían ideas como la de contar con la presencia de un padre, madre u otro tipo de persona que ejerza como cuidador, estableciendo unos límites a las acciones del niño y proveyéndole lo necesario para desarrollarse tanto física como mentalmente, es decir, procurándole unas condiciones básicas como son la alimentación, la vivienda, el acceso a la educación, apoyo y afecto. Los padres asumen el rol de ejemplo para el niño guiándolo así en aquello que es considerado por la sociedad como correcto. Consciente o inconscientemente le hacen llegar una gran cantidad de estímulos, muestran juguetes de vivos colores, que producen sonidos, y ellos mismos hablan al niño aunque éste no les entienda, o hablan entre sí en presencia del niño. Todo ello constituye una manera de incitarlo a producir sus propios sonidos (protolenguaje), que si bien comienzan siendo muy primitivos, resultado de la necesidad de compañía y atención o del deseo de manifestar una sensación de hambre o malestar, evolucionarán hasta hacerse similares a palabras usadas por los adultos.

La filogénesis humana ha transcurrido de tal manera que ha favorecido un aumento en la duración de la infancia. Al estrecharse el canal de parto, a consecuencia de la adopción de la postura bípeda, los bebés nacen con un desarrollo menor que el de las crías de otras especies. Esto conlleva una mayor indefensión y fragilidad, convirtiendo en necesaria la ayuda externa por más tiempo, hasta que adquieran esas habilidades que les permitan ser independientes. Por otra parte, esto significa una ventaja evolutiva ya que va a permitir que adquieran una mayor inteligencia, si se les brindan los estímulos y apoyos necesarios. Las carencias de Genie al nivel de estímulos y afecto son tan grandes que no se puede hablar de que haya tenido una infancia humana, ha sufrido unas condiciones vejatorias.

El caso de Genie y su aportación al debate del periodo crítico.

Eric H. Lenneberg, el autor de la teoría del periodo crítico, postulaba la idea de la existencia de una base biológica del lenguaje, pero que necesariamente debía contar con determinados factores, tanto internos como externos que permitiesen el correcto desarrollo del mismo. Si esos factores no apareciesen antes de la llegada de la adolescencia, el desarrollo del lenguaje no podría darse.

El caso de Genie sirve como crítica a la hipótesis de Lenneberg, ya que, al ser hallada por los servicios sociales y salir su caso a la luz, era ya una adolescente, tenía trece años de edad, y obtuvo bastantes progresos aunque no consiguiera aprender el lenguaje. La hipótesis de Lenneberg debería ser menos radical, alegando que algo de lenguaje se sigue aprendiendo, lenta, gradualmente, y dentro de unos límites. El cerebro pierde plasticidad, pero con trabajo y constancia por parte de los educadores, psicólogos y otros especialistas puede retomarse parte del proceso de aprendizaje, aunque no llegue nunca a completarse, como ocurrió con Genie.

Uno de los grandes exponentes en Psicología del Desarrollo es Piaget, para quien la inteligencia era un proceso vital básico y adaptativo en el sentido de que ayuda al organismo a las demandas de su situación inmediata, su entorno. Defendía la existencia de una serie de esquemas o estructuras cognitivas en continua modificación y una serie de estadios del desarrollo cognitivo: sensoriomotor, preoperacional, operacional-concreto y operacional-formal. En esta teoría se puede ver como relaciona desarrollo cognitivo con aprendizaje, ya que en cada estadio el niño será capaz de más cosas, el aprendizaje comienza con los esquemas de acción, que son resultado de los reflejos que tienen los bebés (reflejos de agarrar, de succión, etc) y en el último estadio, el operacional-formal, que comenzaría a los 11 ó 12 años, se desarrollaría el razonamiento hipotético-deductivo.

Piaget decía que los organismos son esencialmente activos y que la mente construye su propio conocimiento del mundo trabajando activamente sobre lo real, los niños serían constructivistas al haber heredado dos funciones intelectuales: la organización de los esquemas cognitivos que van formando, y la adaptación al entorno mediante asimilación de los objetos circundantes y acomodación, que consistiría en apreciar las propiedades de dichos objetos. Volviendo al caso de Genie, y abarcándolo desde la teoría de Piaget, vemos como ha quedado relegada a los primeros estadios de desarrollo al no contar con la necesaria estimulación que permitiese probar su inteligencia al procesar los objetos, cuando, por su edad, debería encontrarse en el estadio operacional-formal.

Como conclusión, en el estudio del aprendizaje se debe tener siempre presente el momento del desarrollo en el que se encuentre el niño. Al conocimiento se llega gracias al conjunto de procesos conocido como cognición, que permite que se adquiera y manipule. Con la edad se gana en experiencias, pero el niño, además, sufre una serie de cambios que conducen a un aumento en sus capacidades cognitivas. El aprendizaje va ligado a éstas, entonces a mayor capacidad cognitiva se producirá un mayor aprendizaje. Las experiencias tienen el papel de modelar las cogniciones, e indirectamente, el aprendizaje final. Es decir, van a ayudar a una mejor interpretación de los estímulos, afectando así a las conductas que desarrolle el niño en un futuro y a que el aprendizaje se produzca en un mayor o menor grado. El caso de Genie resulta muy interesante a la hora de observar la relación entre las vivencias de la persona, el aprendizaje potencial según su desarrollo cognitivo y el aprendizaje final que resulte del conjunto de estas dos cuestiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s